La Torzida de pre-carnaval en Las Cortas de Blas

4 febrero, 2016
por La Torzida

Cómo este fin de semana ha sido movidito para la que suscribe y como nos encanta tener escritores y escritoras que nos cuenten su visión y sentir, tenemos la suerte esta semana de contar con la experencia narrada por Raquel Luis, una fundista de la escola que nos cuenta cómo se lo ha pasado este fin de semana precarnavalaero. ¿Queréis leerlo?
Cuando empiezas en Septiembre elcurso en la Escola, te hablan del Carnaval (de todo lo que conlleva, de la ilusión con la que se vive en la Torzida) y te queda tan lejano, que parece que nunca va a llegar el día, pero todo llega y lo bueno se hace esperar.

Tras meses ensayando y preparando el disfraz llegó el Intensivo de Precarnaval. El viernes fuimos a recoger los instrumentos al local, y los más osados y valientes ya se fueron para Las Cortas de Blas a caldear el ambiente, y a juzgar por las caras que tenían cuando llegamos el resto de la Escola a la mañana siguiente, se lo pasaron muy bien y durmieron muy poco. No me extraña: secuestrando al mestre la noche había sido muuuy dura ;-)))

Una vez que todos hubimos repuesto fuerzas el Sábado por la mañana, nos fuimos al local de ensayo pertrechados por capas de térmicos y polares, plumas y algún guante que se pudo ver en el ensayo, pero llenos de ilusión por lo que íba a venir.

Y vino, ¡vaya que si vino! ¡¡¡¡¡¡Nuevo repertorio!!!!!

Dani nos enseñó ritmos y cortes nuevos que se sucedían sin parar. La Escola se empleó a fondo aunque al final de la mañana las fuerzas empezaron a flaquear.

Tras la pausa de la comida, donde volvimos a cargar pilas, hicimos unas dinámicas de grupo en las que nos divertimos un montón y aprendimos que hay que observar y escuchar al grupo, que no todos somos líderes, y que tomar la iniciativa es importante. Entre muchas otras cosas más. Risas no faltaron y hubo un ambiente inmejorable.
Volvimos a la carga y repasamos el repertorio antiguo. Chucu no sabía dónde ponerse porque la luz íba y venía y como no veíamos lo que nos marcaba, Miguel hacía de intérprete, sobre todo a los del final de la formación. ;-))

La Escola volvió a darlo todo, y cuando ya era noche cerrada lo dejamos para ir a cenar y ¡¡¡prepararnos para el concierto de la Torzida Show!!!
¡¡¡Y qué concierto!!!! Bailamos, reímos y coreamos los estribillos de las canciones más pegadizas y hasta pedimos ¡¡¡otra, otra, otra!!! Tras el concierto, poco a poco escolares y torzidos se fueron yendo a la cama: el día había sido emocionante, pero duro y había que reponer fuerzas para la salida del domingo.
¡¡¡Y llegó el gran día!!!

La primera prueba de fuego para la Escola. Tras desayunar, nos fuimos a ensayar lo nuevo aprendido del día anterior. Tras algo más de 1 hora, fuimos a disfrazarnos y aquí surgieron ya los primeros nervios. Carreras para vestirse, no nos acordábamos como íba el fajín, el tocado había que colocarlo y algunos no se acordaban como íba, había que pintarse la raya del ojo….. Tras ídas y venidas…¡¡¡Listos!!!!! ¡¡¡¡Camino a Mucientes!!!!

Empezamos con puntualidad británica, y lo que parecía que íba a ser un estreno de la Escola en la plaza de la localidad, resultó ser un paseo de lo más interesante ;-))). En alguna cuesta del pueblo, las timbas rozaban el suelo, los surdos pesaron demasiado en algún tramo, las dobras también pesaban, las cajas sonaban frenéticas en el Tugu, los repis …¡qué potencia señores!
Pero lo importante es que la ilusión se mantuvo, los ritmos se sucedían, tratamos de no perder el pulso… y, ¡¡¡¡hasta tuvimos algún aplauso!!!!! ¡¡¡Bravo Escola!!! ¡¡¡Bravo Torzidos que nos apoyaron en todo momento!!!

Ya estamos preparados para el Carnaval. Puliremos alguna cosilla (tema cortes, tema disfraz (¡Ay esos tocados!) pero….

¡¡¡¡¡¡¡ Eu já estou Carnaval!!!!!!!!

Sobre el autor

Ver no es mirar...
Toda una vida colgada de un tambor.
La música me empuja y me anima.