Sábado de piñata en Astorga

19 febrero, 2016
por Editor

Terminamos el Carnaval 2016 con una fiesta a la que tenemos mucho cariño pues ya llevamos 4 ediciones yendo a este Carnaval de Piñata.
Gracias a Loreto Torres, repique de la Escola, por relatarnos la crónica de este maravilloso día de música, carnaval y convivencia. Y gracias a Deloretto Fotografía por tan maravilloso reportaje. ¡Axé!

Sábado de Piñata en Astorga.
Un año más, el Ayuntamiento de Astorga nos ha dado la oportunidad de disfrutar y participar en el Sábado de Piñata que celebra esta localidad el fin de semana después de Carnaval.

Llegamos el sábado a eso de las 12 de la mañana. El tiempo en Astorga era soleado, pero había alguna nubes que podían estropear el día. Pero no importaba, los ánimos estaban bien arriba -«hoy es mi día y nadie me lo va a arruinar», como diría Tequila-, y fijo que lo íbamos a disfrutar, lloviese o no.

Y así fue.

A la una, La Torzida empezó a tocar en la Plaza Mayor, mientras los escolares acompañábamos, unos llevando la bandera, otros llevando la cerveza… siempre animando y moviéndonos ¡a ritmo!, porque es imposible no ponerte a bailar cuando oyes su música. Empezó a llover, pero… ¡eso no es nada, hombre! Así que todos continuamos por las estrechas calles de los alrededores de la Plaza, donde retumbaban especialmente los tambores, hasta llegar de nuevo a la Plaza Mayor, donde los torzidos tuvieron que deshacerse de las sudaderas porque de nuevo el sol hizo acto de presencia. Allí finalizó el animadísimo bolo matutino, al que se unió numeroso público astorgano.

Y llegó la hora de la comida… A parte de comer estupendamente, tuvimos ratos de charla, comentarios, muchas risas y… ¡cómo no!, por aclamación popular, Cris se lazó a cantar «Cornelio Pérez», con esa gracia y ese desparpajo que ella transmite tan bien.

¡Vamos, vamos, que hay que arreglarse para desfilar….! Nos fuimos al Ayuntamiento para disfrazarnos y pintarnos (¡eso sí, a toda prisa!), porque había que ponerse a la cola del desfile. Por la tarde salen La Torzida y la Escola juntos. El Sábado de Piñata de Astorga resulta muy curioso, porque ves familias, grupos, mayores, pequeños, con disfraces muy elaborados; se nota que le han echado muchísima imaginación y muchas horas de trabajo.

Comenzó el desfile… ¡y comenzó a llover! Al principio era un poco incómodo por eso de ir esquivando los charcos. Pero solo fue al principio. Porque a medida que avanzábamos por las calles de Astorga, con esas ganas de tocar y de disfrutar que teníamos, la cantidad de gente que había viendo el desfile, otra vez que volvió a salir el sol, y Miguel y Chucu, nuestros Mestres, guiándonos de esa manera tan desenfadada, nos íbamos creciendo cada vez más. El recorrido fue más corto que el de otro años, pero no por ello menos divertido, colorido y musical.

Y acabó el desfile. Cansados, pero contentos y satisfechos. Solo hay que ver la foto de familia que nos hicimos al final.

-Y así terminamos la noche, en la Plaza Mayor, bebiendo y celebrando un año más el habernos reunido en Astorga. Para unos ha sido el primer año, para otros, el segundo o el tercero; pero para todos, estoy segura, ¡un Sábado para recordar!

Sobre el autor